Pensamiento creativo

Antonio Lamadrid

Pensamiento creativo

Uno de los mejores antídotos que existen para poder purgar la crisis y sus consecuencias es estimular nuestra capacidad de diseñar escenarios nuevos, combinar nuestros limitados recursos de modos distintos para que obtengamos resultados también diferentes. Y que puedan ser valiosos en los nuevos entornos que tenemos que conquistar. De este modo seguiremos siendo útiles como personas, empresas u organizaciones. Debemos estimular nuestro pensamiento creativo, propiciar escenarios en los que surjan nuevas ideas, productos, proyectos, pensamientos… En definitiva, nuevos modos de resolver los problemas y las necesidades que como humanos tenemos. La solución de esas necesidades es lo que nos provee de nuevas oportunidades para seguir siendo útiles y valiosos.

Conectar nuestras neuronas para conseguir crear esas nuevas soluciones es en lo que consiste la creatividad: imaginar nuevos escenarios, nuevos mundos (todos son posibles si caben en nuestro pensamiento), nuevas combinaciones que permitan diferentes prestaciones. Y…

Ver la entrada original 505 palabras más

El Padre de su Padre

“Hay una ruptura en la historia de la familia, donde las edades se acumulan y se superponen y el orden natural no tiene sentido:  es cuando el hijo se convierte en el “padre de su padre”. 

Es cuando el padre se hace mayor y comienza a trotar como si estuviera dentro de la niebla. Lento, lento, impreciso. 

Es cuando uno de los padres que te tomó con fuerza de la mano cuando eras pequeño ya no quiere estar solo. Es cuando el padre, una vez firme e insuperable, se debilita y toma aliento dos veces antes de levantarse de su lugar. Es cuando el padre, que en otro tiempo había mandado y ordenado, hoy solo suspira, solo gime, y busca dónde está la puerta y la ventana – todo corredor ahora está lejos-. 

Es cuando uno de los padres antes dispuesto y trabajador fracasa en ponerse su propia ropa y no recuerda tomar sus medicamentos. Y nosotros, como hijos, no haremos otra cosa sino aceptar que somos responsables de esa vida. Aquella vida que nos engendró depende de nuestra vida para morir en paz. Todo hijo es el padre de la muerte de su padre. Tal vez la vejez del padre y de la madre es curiosamente el último embarazo. Nuestra última enseñanza. Una oportunidad para devolver los cuidados y el amor que nos han dado por décadas. Y así como adaptamos nuestra casa para cuidar de nuestros bebés, bloqueando tomas de luz y poniendo corralitos, ahora vamos a cambiar la distribución de los muebles para nuestros padres. 

La primera transformación ocurre en el cuarto de baño. Seremos los padres de nuestros padres los que ahora pondremos una barra en la regadera. La barra es emblemática. La barra es simbólica. La barra es inaugurar el “destemplamiento de las aguas”. Porque la ducha, simple y refrescante, ahora es una tempestad para los viejos pies de nuestros protectores. No podemos dejarlos ningún momento. La casa de quien cuida de sus padres tendrá abrazaderas por las paredes. Y nuestros brazos se extenderán en forma de barandillas. Envejecer es caminar sosteniéndose de los objetos, envejecer es incluso subir escaleras sin escalones. Seremos extraños en nuestra propia casa. Observaremos cada detalle con miedo y desconocimiento, con duda y preocupación. Seremos arquitectos, diseñadores, ingenieros frustrados. ¿Cómo no previmos que nuestros padres se enfermarían y necesitarían de nosotros? 

Nos lamentaremos de los sofás, las estatuas y la escalera de caracol. Lamentaremos todos los obstáculos y la alfombra. Feliz el hijo que es el padre de su padre antes de su muerte, y pobre del hijo que aparece sólo en el funeral y no se despide un poco cada día. Mi amigo Joseph Klein acompañó a su padre hasta sus últimos minutos. En el hospital, la enfermera hacía la maniobra para moverlo de la cama a la camilla, tratando de cambiar las sábanas cuando Joe gritó desde su asiento: “Deja que te ayude”. Reunió fuerzas y tomó por primera vez a su padre en su regazo. Colocó la cara de su padre contra su pecho. Acomodó en sus hombros a su padre consumido por el cáncer: pequeño, arrugado, frágil, tembloroso. Se quedó abrazándolo por un buen tiempo, el tiempo equivalente a su infancia, el tiempo equivalente a su adolescencia, un buen tiempo, un tiempo interminable. Meciendo a su padre de un lado al otro. Acariciando a su padre. Calmando él a su padre. Y decía en voz baja:- “¡Estoy aquí, estoy aquí, papá! “

Lo que un padre quiere oír al final de su vida es que su hijo está ahí.

  • Escrito por: Carlos Fuentes
  • Publicado por: Zorelly Pedroza . Enero 2015

 

Señores Pasajeros

Señores pasajeros, la frase que me puede significar una bienvenida o una despedida, tan dulce y tan alegre como amarga y melancólica, mi cuerpo se estremece de alegría o de dolor, el que viene o el que se va, familia, amigos conocidos, lágrimas que brotan de felicidad o de tristeza, siempre del blanco al negro,  los grises cada día son menos.

Los aeropuertos me dan esa sensación de lo nuevo, de la aventura, del paseo a lo desconocido, que me espera? que nos espera? el singular y el plural, los días , las horas, la intensidad, por el contrario, siento la tristeza de las despedidas, el saber que todo es tan efímero que hay que disfrutarlo, ya han pasado 14 meses, una salida del punto original y muchas entradas a otros puntos, otras ciudades que me esperaron en aeropuertos diferentes, los majestuosos, los dinámicos, los que llamo  muy rápidos, otros calmados, lentos, pero en todos las mismas caras, añoranza por lo que dejamos, a quienes dejamos y esa gran incógnita de lo que nos espera.

Señores Pasajeros, abordamos en breve, abordamos al vuelo de la vida, abordamos a un futuros desconocido.

AEROPUERTO

Los aeropuertos la gran caja de Pandora de las aventuras del corazón.

Los 70´s y 80s Epoca de Oro para la Música

Hago un alto en lo profesional y hoy le dedico este post a la música de los 70´s y  80´s , solo quiero dar mi aporte, mi visión de esa música que nos hizo bailar, cantar, disfrutar, descubrir las Discos y aquellas inmensas bolas de espejos pegadas al techo y ver en cada color que se proyectaban, noches mágicas. No es mi intensión hacer un repaso de quien o quienes eran los mejores, es solo recordar de forma emotiva la época de oro de unas cuantas generaciones.

cassette

Sigue leyendo

Busco Empleados con Actitud Positiva

Vi este título en la prensa y me encantó como esa empresa, de la cual el nombre me reservo, quiere para su plantilla empleados con actitud positiva, libre de quejas y con ganas de dar lo mejor para progresar en un ambiente con buen rollo, como dicen aquí en España, si, porque al final, los empleados que se quejan por todo, por lo bueno y por lo malo, si hay luz o si hay sombras, si hay calefacción o si hay aire acondicionado, si se trabaja más o se trabaja menos etc, no son mas que empleados tóxicos y que le hacen mucho daño al clima laboral.

Sigue leyendo